domingo, 24 de julio de 2011

¡Cuánta basura generamos!


Antiguamente, la generación de residuos era relativamente escasa. Los residuos sólidos urbanos se recogían y trasladaban a zonas más o menos alejados de los núcleos habitados, donde se depositaban, esperando a que desaparecieran. Los restos orgánicos, tras la acción de los microorganismos, sí lograban desaparecer a lo largo del tiempo. Sin embargo, el resto de residuos se acumulaban. En la actualidad, la sociedad consumista y la tendencia a productos cada vez más envasados, ha disparado por completo la generación de residuos. Además, el desarrollo económico, industrial y tecnológico, han supuesto una variación muy significativa en la composición de los residuos. Se han incorporado nuevos materiales sintéticos, como los plásticos y los fluorescentes, que, junto a los metales, han aumentado su presencia dentro de los residuos urbanos. Cada español generamos nada menos que 1,5 kg de residuos al día. Multiplica eso por los 365 días del año… una barbaridad…
La mayoría de esos residuos, si no los separamos en los distintos contenedores de reciclaje, acaban en vertederos e incineradoras.

LAS CONSECUENCIAS SOBRE LA SALUD

En las incineradoras:
  • La basura se convierte en humo, gases y partículas muy contaminantes y tóxicas (como las dioxinas) que, tarde o temprano acabamos respirando, nosotros o plantas y animales que luego ingerimos, con los consiguientes daños para nuestra salud.
  • Se genera CO2, contribuyendo al Cambio Climático.

En los vertederos:

  • Con el calor, la lluvia y el tiempo, las basuras producen sustancias muy nocivas y caldos tóxicos que son absorbidas por la tierra, pudiendo llegar a contaminar acuíferos y aguas subterráneas, que luego bebemos o utilizamos para regar nuestros cultivos.
  • Cada día se acumula más y más basura, ocupando una gran cantidad de espacio que podría ser utilizado para parques, bosques, etc.
  • Se generan malos olores.
  • Se generan focos infecciosos y de proliferación de plagas (de roedores, cucarachas, moscas y otros insectos) capaces de transmitir enfermedades.

A parte de los problemas derivados de las incineradoras y los vertederos, están los problemas derivados de la propia extracción de materias primas. A parte de agotar los recursos naturales:

  • Implica un elevado consumo de energía y por tanto de contaminación atmosférica.
  • Contribuye a la contaminación de suelos, aguas superficiales y acuíferos.

La solución pasa por la Regla de las 3 R’s (por este orden jerárquico):

  • REDUCIR: El mejor residuo es el que no se genera.
  • REUTILIZAR: Darle un nuevo uso a cosas que ya no valen para lo que estaban diseñadas.
  • RECICLAR: Reincorporar al ciclo los materiales y evitar extraer nuevas materias primas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario